Un modelo de utilidad puede considerarse como  una pequeña mejora sobre algo ya existente, que da como resultado objetos, utensilios, aparatos o herramientas nuevos, respecto de los cuales se obtiene una ventaja distinta con relación a su primera utilidad.

Al ser una invención, muchas veces se confunde con una patente, de hecho en algunos países, se considera al modelo de utilidad como una pequeña invención. No obstante la diferencia mas importante entre estas dos figuras, radica en que para que una invención se considere como una patente, la autoridad tambien evalúa si en su elaboración existió actividad inventiva suficiente, es decir, que un técnico en la materia al aplicar tecnología inversa no podrá conocer como se realizó el invento.

 

La vigencia de protección que se otorga a los modelos de utilidad es de 10 años; después de los cuales, al igual que las patentes, pasan a formar parte dominio publico, por lo que pueden ser reproducidos por cualquiera. El trámite de obtención  de un modelo de utilidad es similar al de una patente, sin embargo su tiempo de resolución suele ser menor.

¿Deseas conocer si tu invención es una patente o un modelo de utilidad?

Uno de los aspectos mas importantes para obtener la protección de un modelo de utilidad, es que exista novedad en cuanto a su utilidad, aunque tambien es importante que tenga una aplicación industrial, es decir que pueda ser reproducido; estos son los aspectos fundamentales que revisa la autoridad para otorgar un derecho de exclusividad a un modelo de utilidad.

El derecho que se obtiene al registrar un modelo de utilidad, es la exclusividad para la fabricación, importación, uso, distribución, y venta del producto.

Por su parte, el tramite de registro de un modelo de utilidad abarca los mismos aspectos que una patente, por lo que la autoridad evaluara las llamadas “reivindicaciones”, que son las instrucciones de armado que ayudan a conocer si el modelo de utilidad cuenta con o no con suficiente novedad.

Cabe mencionar que los modelos de utilidad y las patentes gozan de un periodo de gracia de 12 meses para presentar la solicitud después de haber divulgado el producto, ya sea por la puesta en venta del modelo o bien por la simple exposición del mismo.